Jone Nolte, presidenta de LABORPAR, la Federación de Sociedades Laborales y Empresas Participadas de España, aborda la importancia de la sociedad laboral como modelo que promueve un empleo estable y de calidad para las personas que participan en la empresa

La trayectoria profesional de Jone Nolte está vinculada al Derecho Económico y a la Agrupación Empresarial de Sociedades Laborales de Euskadi, donde ha desempeñado labores de formación, proyectos europeos, asesoramiento jurídico-económico, consultoría y responsabilidad social empresarial. En esta entrevista, Nolte desglosa diversas cuestiones de interés sobre las sociedades laborales y qué función pueden cumplir estas empresas de economía social para la recuperación de empresas en crisis y para el emprendimiento.

-¿Puede explicarme qué es una Sociedad Laboral?

-Una Sociedad Laboral pertenece a la familia de la Economía Social, y es una figura jurídica de empresa en donde las personas trabajadoras participan en el capital de forma mayoritaria, es decir, más del 50% está en manos de quienes trabajan en ella, y en la que también cabe la figura de socio o socia capitalista. Eso significa que tienen una visión muy transversal del negocio, y hace que su compromiso, desde el punto de vista laboral y empresarial, sea total.

La sociedad laboral prioriza la inversión frente a la distribución de dividendos, supone un modelo de empresa sostenible, se sitúa a la vanguardia empresarial para conseguir mayores cotas de igualdad, promover el enraizamiento territorial y el mantenimiento de los centros de decisión, pero, sobre todo, es un modelo que promueve un empleo estable y de calidad para las personas que participan en la empresa. Para todas aquellas personas que tengan interés en conocer más a fondo las opciones, características y ayudas con las que cuenta una sociedad laboral, pueden consultar nuestra web: www.laborpar.es

-¿Qué ofrece una Sociedad Laboral a las personas emprendedoras?

-Diría que la Sociedad Laboral es la mejor fórmula para emprender. En ella las personas trabajadoras son propietarias, pueden orientar su futuro, ser corresponsables de un proyecto empresarial flexible que, además, cuenta con incentivos en diversas comunidades autónomas para su creación o incorporación de socios.

La sociedad laboral es ideal para emprender con valores y responder a diversos retos que actualmente existen en España. Nuestro modelo contribuye a la igualdad entre hombres y mujeres en el seno de la empresa y procura el enraizamiento territorial de las empresas con los centros de decisión en el territorio donde operan. Cuestión importante para evitar deslocalizaciones, y mantener niveles de bienestar y desarrollo económico, elementos diferenciales que hacen que la sociedad laboral también sea una herramienta para dar respuesta a los problemas de la España vaciada y la recuperación socioeconómica de municipios.

-Además de para llevar a cabo un emprendimiento, ¿puede ser de utilidad la fórmula de Sociedad Laboral para empresas en crisis y relevo en la empresa?

-La Sociedad Laboral responde a tres formas de acceso de la propiedad: uno es el emprendimiento, otra es la reconversión empresarial y la tercera, la sucesión empresarial.

La reconversión empresarial es la que ha dado origen a la Sociedad Laboral. Venimos de una crisis en los años ochenta en la que las personas trabajadoras se vieron abocadas a adquirir la propiedad de la empresa para mantener sus puestos de trabajo. Pero es verdad que estamos en un momento distinto y hay que mirar al futuro. Durante los próximos diez años vamos a afrontar un importante número de jubilaciones de propietarios y propietarias de empresas que en su día emprendieron y que, hoy por hoy, no tienen relevo en la familia para continuar con la actividad y piensan en la transmisión a las personas trabajadoras como una fórmula para que estas mantengan su empleo, así como para mantener la actividad económica de empresas que son el resultado de muchos años de esfuerzo, orgullo y constancia. La Sociedad Laboral como alternativa a los procesos de sucesión empresarial, es una salida excelente.

Asimismo, nuestra génesis, dar solución para aquellas empresas que están en crisis, se mantiene vigente. Desgraciadamente, es posible que durante los próximos meses veamos a muchas empresas que se enfrentarán al cierre o a procesos concursales. Ante esa situación, por qué no analizar la viabilidad de ese proyecto empresarial a través de una restructuración interna, por qué no que sean los propios trabajadores quienes adquieran la propiedad de esa empresa como una forma óptima de mantener el empleo y de reestructurar ese negocio para mirar al futuro con más viabilidad, con innovación y competitividad. Es una salida por la que apostamos y vamos a trabajar desde LABORPAR y prueba de ello es la campaña “Toma la iniciativa”.

-La Sociedad Laboral como promotora de la igualdad. ¿Qué destacaría?

-Desde LABORPAR siempre hemos trabajado por una igualdad plena en el mundo de la empresa, por una mayor presencia de las mujeres en los órganos de decisión, tanto en los consejos de administración, como en los órganos directivos de las empresas y por erradicar la brecha salarial existente entre hombres y mujeres.

El acceso a la propiedad por parte de las mujeres, también es una forma de promover y extender la igualdad al conjunto de la empresa. Las empresas de economía social, y especialmente las sociedades laborales, cuentan con más mujeres en puestos directivos, como así demuestran los datos, cuestión que potencia la equidad salarial, y la obtención de dividendos para las mujeres.

Desde nuestra federación vamos a seguir trabajando para que la igualdad, que cada vez está más presente en la Administración Pública, se extienda también a la empresa privada gracias al modelo de la sociedad laboral que tiene la igualdad como eje.

-¿Qué papel desempeñan las sociedades laborales en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

-Desde las sociedades laborales respondemos a la mayoría de los ODS; a la eliminación de las desigualdades, a la potenciación de la industria y la competitividad, a una educación más inclusiva e integradora, a un modelo de empresa y de sociedad más inclusivo y sostenible medioambientalmente, pero, sobre todo, contribuimos al objetivo de desarrollo sostenible número ocho: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. En estos momentos, estamos centrados en potenciar este crecimiento porque sabemos que el nivel de desempleo es alto, y aumentará en los próximos meses. Ante esa situación, la sociedad laboral puede dar una respuesta tanto desde el emprendimiento, como potenciando la contratación y la incorporación como personas socias en nuestras empresas, o recuperando empresas en crisis.

-Concluimos. ¿Algo que se nos haya quedado en el tintero?

-Simplemente recordar que nuestra federación y sus entidades agrupadas están a disposición de todas aquellas personas, empresas y administraciones públicas que necesiten asesoramiento en materia de sociedades laborales.

Leave a Reply